Periodontitis o Enfermedad Periodontal. Causas y tratamientos.

En la boca están presentes numerosas bacterias. Continuamente, estas bacterias,  los restos de alimentos y la saliva van formando una placa incolora que se acumula sobre los dientes. Esta placa se puede eliminar mediante las técnicas de higiene oral como el cepillado y la seda dental. Cuando la placa no se elimina, se endurece y se forman unos depósitos en forma de sarro, que ya no se pueden quitar con el cepillado. Solamente una limpieza profesional hecha en la clínica dental puede eliminar el sarro.

La enfermedad de las encías es un problema muy común en España.  De acuerdo con estudios realizados por la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración, menos del 15% de adultos entre 35 y 44 años tendría las encías sanas: un 59% tendría gingivitis y un 25% enferemedad periodontal o periodontitis, también conocida como piorrea. Si su dentista le ha diagnosticado esta enfermedad, usted no está solo.

Gingivitis

La inflamación de las encías provocada por las bacterias se conoce como gingivitis. Cuando pasa el tiempo y no se eliminan la placa y el sarro sobre los dientes, se va produciendo un daño cada vez mayor.  Las encías se enrojecen, se inflaman y sangran con facilidad. Esta es una forma leve de enfermedad de las encías que no ocasiona pérdida del hueso ni de los tejidos que fijan los dientes. Generalmente puede curarse con una limpieza periódica realizada por un dentista o higienista dental, el cepillado y el uso de la seda dental a diario.

fases de la enfermedad periodontal, periodontitis o piorrea

Fases de la enfermedad periodontal, leve, moderada, severa.

Periodontitis

Si no se trata adecuadamente, la gingivitis puede llegar a convertirse en periodontitis. En la periodontitis, las encías se separan de los dientes, formando espacios o bolsas que se infectan.  Las toxinas de las bacterias y la respuesta natural del cuerpo contra la infección empiezan a destruir el hueso y el tejido conjuntivo que mantienen a los dientes en su lugar. Cuando la periodontitis no se trata debidamente, los huesos, las encías y los tejidos que sostienen los dientes se destruyen. Con el tiempo, los dientes pueden aflojarse y hay que sacarlos.

Enfermedad periodontal, periodontitis o piorrea.  Periodoncia.Si la enfermedad de las encías no se trata a tiempo, los dientes pueden aflojarse y caerse.  En tal caso será necesario primero curar la periodontitis y luego reponer los dientes perdidos mediante prótesis, como los implantes dentales.

 

 

Factores de riesgo:

  • El hábito de fumar. Además de aumentar el riesgo de padecer la enfermedad periodontal, el hábito de fumar puede disminuir el efecto de algunos tratamientos.
  • Cambios hormonales en las niñas y mujeres. Estos cambios pueden hacer que las encías se hagan más sensibles facilitando así el desarrollo de la gingivitis y periodontitis.
  • Diabetes. Las personas con diabetes tienen un mayor riesgo de desarrollar infecciones, entre ellas, la enfermedad de las encías.
  • Otras enfermedades. Enfermedades, como el cáncer o el SIDA y sus respectivos tratamientos, también pueden perjudicar la salud de las encías.
  • Medicamentos. Hay numerosos medicamentos que pueden reducir  la segregación de saliva, si no hay suficiente saliva, la boca tiene menos protección.
  • Genética. Algunas personas son más propensas que otras a padecer gingivitis y periodontitis.
  • Apiñamiento o mala alineación de los dientes.  Las personas que tienen estos problemas tienen que realizar un mayor esfuerzo para mantener su dentadura libre de placa y de sarro, un tratamiento de Ortodoncia con Brackes o con Invisalign puede ser recomendable en estos casos.

Los síntomas de la enfermedad periodontal incluyen:

  • Mal aliento constante
  • Encías rojas o inflamadas
  • Encías muy sensibles o que sangran
  • Dolor al masticar
  • Dientes flojos
  • Dientes sensibles
  • Encías retraídas o dientes que se ven más largos de lo normal.

A veces estos síntomas tardan en aparecer y la enfermedad va avazando de forma inadvertida, esta es una de las razones por las que insistimos en la importancia de acudir a las revisiones periódicas que recomienda el dentista.

Tratamiento de  la enfermedad peridodontal:

El primer objetivo es controlar la infección, el tratamiento de la periodontitis depende de hasta dónde se ha extendido la enfermedad. En todos los casos es imprescindible que el paciente continúe con un buen cuidado diario de los dientes en su casa.  Cuando considere cualquier opción de tratamiento médico o dental complicado, también debe considerar obtener una segunda opinión.

  • La limpieza profunda (raspado y alisado de la raíz) o curetaje.

En la clínica dental, el dentista, periodoncista o higienista dental quita la placa por medio de un método de limpieza profunda llamado raspado y alisado de las raíces. También se concoce como curetaje, por el nombre del instrumento que se utiliza para realizarlo. El raspado consiste en remover el sarro que se ha depositado por encima y por debajo de la línea de las encías. El alisado de la raíz elimina las áreas ásperas que pueda tener la raíz del diente donde se acumulan los gérmenes. El curetaje ayuda a quitar las bacterias que favorecen la enfermedad. En algunos casos, se puede usar un láser para remover la placa y el sarro. Con este procedimiento habrá menos sangrado y también menos inflamación e incomodidad en comparación con los métodos tradicionales para la limpieza profunda.

  • Medicamentos

Es posible utilizar determinados medicamentos en conjunto con el raspado y alisado de la raíz, pero no siempre pueden reemplazar la cirugía. Estos son algunos:

Enjuague bucal antimicrobiano
Gel antibiótico
Microesferas antibióticas
Antibióticos orales

Cirugía de colgajo.

La cirugía puede ser necesaria si todavía tiene inflamación y bolsas profundas a pesar de haber recibido tratamiento con limpieza profunda y medicamentos. Un dentista o periodoncista podrá efectuar una cirugía de las encías llamada cirugía de colgajo para remover los depósitos de sarro de las bolsas profundas o para reducir la bolsa periodontal. Esto le ayudará al paciente, al dentista y al higienista dental a mantener limpia esa parte de la boca. Esta cirugía común consiste en levantar las encías, remover el sarro y volver a coser las encías en su lugar. Luego, las encías se sanarán y se ajustarán mejor alrededor del diente.

Injertos de hueso y de tejido.

Además de la cirugía de colgajo, el periodoncista o dentista quizás recomiende procedimientos para regenerar cualquier hueso o tejido de encía que se ha perdido a causa de la periodontitis. Para los injertos de hueso, se coloca hueso natural o sintético en el área de la pérdida ósea, lo que puede ayudar a promover nuevo crecimiento del hueso. Una técnica que puede utilizarse con los injertos de hueso se llama regeneración guiada del tejido, en la cual un trozo pequeño de un material similar a una malla se inserta entre el hueso y el tejido de las encías. Esto impide que el tejido de la encía crezca en el lugar donde debería estar el hueso, lo que permite que el hueso y el tejido conjuntivo vuelvan a crecer. También se pueden usar factores de crecimiento, que son proteínas que pueden ayudar al cuerpo a generar hueso nuevo naturalmente. En los casos en que se ha perdido tejido de las encías, el dentista o periodoncista podría sugerir un injerto de tejido blando, en el que se utiliza un material sintético o tejido tomado de otra área de la boca para cubrir las raíces dentales expuestas.
Debido a que cada caso es diferente, no es posible predecir con certeza cuáles injertos darán resultados a largo plazo. Los resultados de los tratamientos dependerán de muchas cosas, entre ellas, hasta dónde ha progresado la enfermedad, la habilidad para mantener la higiene bucal en casa y ciertos factores de riesgo, tales como el hábito de fumar, que pueden disminuir las posibilidades de éxito.

Nuestros especialistas en periodoncia, en la clínica dental en Alcalá de Henares y en Villanueva de La Torre, cuentan con una amplia experiencia y disponen de todos los medios para realizar el diagnóstico y el tratamiento más apropiado para cada caso. En un alto porcentaje, se logra detener el avance de la enfermedad periodontal, evitando la pérdida de dientes.